Blog

diapos 12: telefonistas

Esta es una sección interactiva en la que informaremos sobre las novedades del proyecto como, por ejemplo, las entrevistas nuevas que vamos publicando o las que terminamos de indexar. Reseñaremos también proyectos relacionados, libros y documentales.

Nos gustaría, además, que los visitantes de la página nos hicieran comentarios y aportaran referencias bibliográficas sobre el tema para que las vayamos añadiendo a la sección "Bibliografía".

Si has sido entrevistada o entrevistadora y quieres compartir tu experiencia, puedes contárnoslo en este blog o en nuestra página de FacebookMadres e Hijas de la Transición Española: Un Proyecto de Historia Oral.

 

 

Estadísticas del proyecto

Image Stats

 

Comentarios

Me he enterado de vuestra existencia porque escuché una entrevista donde hablaban de los diálogos entre madres e hijas, que han hecho por radio hoy 18/01/2014 por radio ..... Es verdad que la juventud actual no tiene conocimiento de la historia reciente y sé que en muchos pueblos existen lugares donde la gente mayor comparte ciertas actividades. Yo vivo en Sant Joan de Vilatorrada, un pueblito cercano a Manresa. Aquí existe un "Casal de Gent Gran" donde muchos hombres y mujeres mayores se reúnen para jugar a las cartas, compartir clases corales, de yoga, gimnasia, costura, baile, etc. Se me ha ocurrido que sería una buena idea, buscar historias recientes, entrevistando a las personas que concurren a estos lugares, no solo en Sant Joan, sino en muchos otros lugares de España donde existen lugares de reunión de personas mayores como aquí. Esperando que mi aporte les sea de utilidad, los saludo atte. Peregrina Martínez Costas

He escuchado esta mañana(como casi todos los sábados) A vivir que son dos días,(por cierto de lo mejor que escucho) la entrevista sobre este temaq y me ha parecido extraordinario. Algo asi estaba buscando hace tiempo pues me gusta mucho la Historia. Cuando era más joven y pasaba un tiempo en los pueblos(soy castellano de Burgos y manchego de Guadalajara) y me gustaba hablar, sobre todo con las personas mayores. Un abrazo

Os cuento una perrería menor si la comparamos con otras, pero que sin duda da idea de cuál era el estado de la mujer y cómo se manejaban sus problemas hace relativamente muy poco tiempo. Soy varón, de 1958 y en mi pandilla de amig@s, hacia 1974-80, en Madrid, en un barrio periférico pero con un nivel cultural aceptable ¡¡¡había tráfico de "Saldeva"!!! Por si sois excesivamente jóvenes, ése es el analgésico que durante años y años y quién sabe por qué golpe de marketing, se utilizaba casi en exclusiva para la dismenorrea (regla dolorosa). Pues bien, sólo unas pocas de entre las chicas de mi pandilla estaban autorizadas por sus madres para tomarlas; pero no por motivos médicos o de negación de la automedicación (las madres se tomaban "los Optalidones" a manos llenas), sino porque "eso había que pasarlo con dolor". La solución que ellas encontraron fue que las "agraciadas" con madres que sí les suministraban las pastillas, alargaban artificialmente sus días de necesidad analgésica , guardaban la medicación sobrante y se la pasaban (sin cobrar, a pesar del titulo del "asunto") a las "sufridoras" para que, al menos en los peores días, tuvieran algún lenitivo para sus dolores. ¡Toma, Jeroma!

Como oyente asiduo de la SER he escuchado esta mañana la emisora donde se ha expuesto la iniciativa, encabezada por Aránzazu Borrachero Mendivil, de recoger documentos gráficos y sonoros mantenidos entre madres e hijas. Completamente de acuerdo en la constatación de la poca comunicación entre padres e hijos/as. Esta iniciativa me parece magnífica no sólo por el objetivo, muy importante y relevante desde el punto de vista social e histórico, sino también por la idoneidad y oportunidad de este momento histórico que permite dejar constancia bien documentada de la realidad social, política, académica, laboral, personal... De nuestro pasado inmediato para dejar testimonio histórico y trasmitir a la actual generación esas experiencias. Con ellas podrán poner en valor su actual situación y compararla con hechos sucedidos en el país hace cuarenta o cincuenta años atrás. Mi más cordial enhorabuena por este proyecto y ánimo al equipo a terminarlo de la forma más completa posible. Una gran idea como esta merece la pena verse culminada. Seguro que lo conseguiréis. 18.01.2014. José Pablo Santos Esteban

He conocido de vuestra existencia a través del programa y al ver a web he descubierto lo interesante que es vuestro proyecto. Soy periodista, tengo 70 años, cuando vea más despacio este trabajo, veré sí os puedo aportar alguna documentación de mi madre, ya fallecida y que fue enfermera durante la guerra incivil y en Madrid.

Si cierro los ojos y veo mi vida, niñez, juventud, madurez, y la etapa que me tocó vivir, es hoy y todavía tengo capacidad de indignación. A los 14 años a ponerme a trabajar, aunque sólo fuera para ganar "algo" 1 euro actual, al mes. A los 16 para entrar en una empresa mejor, tuve que firmar conforme haría el servicio social, en dónde nos leían los discursos enteros de J.A.. Mi vida se desarrollaba llena de temor ya que todo era pecado, todo estaba prohibido. No tuve ni una oportunidad de estudiar, aunque después de trabajar iba a tratar de suplir esa falta con clases nocturnas. La religión era una espada de Damocles pendida sobre mi cabeza. Cuando me casé, me dieron lo que llamaban dote y tuve que dejar el trabajo. He tenido que adaptarme al paso del tiempo y aceptar las costumbres que en mi juventud era pecado grave de los de ir al infierno de cabeza. Por eso mi afán ha sido dar educación a mis hijos y ahora a mis nietos y liberarme del temor, cosa que me ha llevado muchos años. Un saludo.

Tambien yo he escuchado esta mañana eb la radio la existencia de este proyecti y me ha parecido muy interesante. Ojalá estuviera mi madre para poder realizar la entrevista. Sería jugosa. Quiero comentar que me he sentido representada cuando han dicho que un denominador común en las entrevistas era la "existencia del pecado". Este concepto marco muchos años de mi vida. ¡que peso!. Una anecdota: cuando me confesé para mi primera comunión lo hice tres veces, porque cada vez me acordaba de más pecados, hasta que el cura me dijo que no volviera más. Tenía 8 años y era el año 1949. Un abrazo

Quisiera aportar algo a este proyecto que me parece tan importante. Es la Tesis Doctoral: "Relato retrospectivo de la incorporación al mundo laboral", Margarita Rodríguez, Soc. IV, CCII, UCM, (2007) Director: Francisco Bernete. Analiza las respuestas de las primeras mujeres que entraron a trabajar en tareas reservadas exclusivamente a los hombres en Telefónica (años 79/80 del siglo XX). Sus recuerdos, su experiencia, su visión de la vida entonces y ahora.. Se habla del rol laboral y la autoimagen en sus narraciones escritas y en las entrevistas compartidas con la investigadora que compartió con ellas esas experiencias entonces y ahora. Algunos anexos muestran la cobertura que se dió en la prensa en aquel momento y se cita un Nodo en el que también se trató el tema.

He conocido este proyecto a través de una amiga. Me parece una idea fantastica y con un gran potencial. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que nos perdemos por no sentarnos a hablar con nuestros mayores. Hace poco falleció mi abuela y hablando de ella y de la época que le tocó vivir he descubierto muchas cosas, no todas buenas de como la sociedad y la verdadera pobreza afectaban a la convivencia y al trato de mi madre con la que era extremadamente exigente y dura no así con sus hijos varones. Solo he visto algo de alguno de los videos pero creo que este formato tiene un potencial como documental, algo mas recopilado y estructurado que abrume menos que la cantidad de material que estais recopilando. Dejando eso de lado, creo que lo que estais haciendo es muy importante, dar voz a personas que no son conocidas pero que tienen historias que contar. Felicidades por vuestro gran trabajo y por el diseño de la web, de un gusto exquisito.

Tengo 66 años. Me separé en mayo de 1975. Como sabéis, aún vivía Franco y para colmo, me fui de casa sin mis dos hijos de 4 años el mayor y uno y medio la chiquitina. Tras este brevísima presentación, lo voy a dejar aquí para comprobar que se ha grabado.

2. Cuando tenía 11 años mi madre me regaló por Reyes dos batitas de casa y mi padre el libro de Santa Bernardita. Aquello fue un impacto tremendo. ¿Cómo era posible que con esa edad me compraran batas y cuentos de santas? No lo podía entender pero tampoco tardé muchos mas años en comprenderlo. El caso es que a partir de entonces, mi vida cambió de forma radical. Al año siguiente fui interna a un colegio lejos de mi ciudad. Durante las vacaciones volvía a casa y a la vuelta las niñas nos contábamos qué habíamos hecho en casa, los regalos, etc, y yo sentía mucha vergüenza al ver que esos días me había dedicado a ayudar a mi madre en la cocina (éramos 7 hermanos y yo la segunda), aparte de hacer las camas, fregar los suelos, planchar, etc etc etc. Creo que nunca dije nada de la vergüenza que me daba. ¿Que si en mi casa había "servicio", como se decía entonces? A veces sí y muchas no. Mi casa era como otra dictadura, incluso peor que la de Franco, de modo que todos a callar y a obedecer, empezando por mi madre, que a su vez a mi me mandaba y me regañaba constantemente porque siempre sacaba "faltas" a mi trabajo doméstico. El clima era de mucha tensión. Como una gran ola que va subiendo, subiendo, subiendo hasta que rompe. Pues eso era lo que sucedía a través de nuestro padre. Se iba enfureciendo poco a poco, hasta que nos daba una paliza o nos intimidaba llamándonos a "charlar" al salón, algo que nos daba pánico. Y así una y otra vez, durante muchos años. No acabamos locos de puro milagro. En mi caso, además, estaba el problema con mi madre pues fue ella quien me sacó del colegio al terminar Secretariado, que junto con la Primaria, fue toda la formación que recibí, mientras todos mis hernanos estudiaron una carrera superior. Vivimos en una casa espléndida, desde luego, con un jardín precioso y una piscina fantástica. Sin embargo las normas para mī eran doblemente estrictas: las chicas, según mi padre, nos podíamos bañar de 12 a 13h pero según mi madre, no, porque yo tenía que ayudarla en la cocina. Po lo tanto nunca me bañé hasta que falleció en 1990. Finalmente, y para finalizar mi testimonio de hoy, los chicos se bañaban de 13 a14h, como así sucedió entonces.

Queridas y queridos participantes y amigos de Mujer y Memoria :
Queremos desearos un espléndido 2015 y compartir los progresos de Madres e Hijas de la Transición. Durante 2014, nuestro proyecto de memoria despertó mucho interés en los medios. ¡Muchas gracias a tod@s!:

• Nos entrevistaron en “A vivir, que son dos días” (Cadena SER) el 18 de enero de 2014. Ese día, nuestro sitio web recibió más de 3.000 visitas…
• El 29 de enero salió un reportaje sobre el proyecto en Deutschlandradio. ("Spanierinnen unter franco: dem manne untertan”).
• El 16 de febrero, eldiario.es publicó la entrevista “Mujer y Memoria: del ‘sumisa y devota’ franquista a la ruptura con el patriarcado”.
• El 25 de febrero, elcorreo.com también sacó un reportaje sobre el proyecto titulado “¿Has preguntado a tu madre cómo vivía?”.
• El 6 de marzo estuvimos en “España, vuelta y vuelta” (Radio Nacional), junto a Francisca y Mayte, dos de las participantes del proyecto.
• Libreexpression, una publicación online, nos entrevistó para el reportaje “Mamá, ¿y tú cómo vivías?” el 21 de marzo de 2014.
• Presentamos la página web en la Universidad de Alicante el 28 de mayo en el congreso “Género y Transición Política”.
• El 30 de mayo nos entrevistaron para Onda Cero, Alicante.
• Participamos con una ponencia y un taller sobre el proyecto en el XVIII congreso de la Asociación Internacional de Historia Oral (“Poder y democracia”), que tuvo lugar en Barcelona, del 9 al 12 de julio.

Otros logros:
Tenemos 43 entrevistas grabadas (en enero llegaremos a 45) y estamos trabajando con ahínco para que a finales de enero podáis ver las últimas, que aún no están publicadas.
Alex y Paco (Render), los brillantes autores de toda la ingeniería técnica de Mujer y Memoria, han sacado una versión nueva de Dédalo con funciones que nos permitirán, entre otras cosas, expandir las posibilidades de presentación de material en nuestro sitio web. ¡Gracias, Render!
Durante 2015, además, iremos a la Universidad de San Francisco (California) y a la Universidad Pontificia de Lima (Perú) para hablar sobre el proyecto. También iremos a Croacia para participar en una mesa redonda sobre “Silencio y transmisión intergeneracional” que organiza la International Association for Group Psychotherapy and Group Processes.
Ahora que terminamos un año y comenzamos otro, el equipo de Mujer y Memoria os quiere recordar que la historia la hacemos todas y que, además de hacerla, tenemos la responsabilidad de contarla para que no la cuenten por nosotras.

¡Salud, paz y plenitud!

Mujer y Memoria

Compartir mi experiencia 3 Yo también quiero felicitar a todo el equipo de Mujer y Memoria por haberme dado la oportunidad de contar por primera vez mi historia. Ese clima de tensión al que me refería en mi anterior testimonio duró muchos años, en realidad, toda la vida. Durante mi adolescencia mi vida se circunscribía al colegio, donde, por cierto, siempre estaba castigada "en China" o "en Rusia" por hablar tanto, y mi casa, un lugar tétrico, alimentado por el miedo a nuestro padre y cientos de libros de santos, Biblia incluída. En esa época recuerdo haber salido con mis compañeras de colegio algún domingo por la tarde pero nunca con chicos. Al terminar Secretariado me dediqué exclusivamente al trabajo doméstico. Imaginaros una casa de 500 metros cuadrados. Un día fregaba, a mano, claro, el piso de arriba, y otro, el de abajo, quitando alfombras, etc. Cuando hacía las camas sin quitar las mantas, etc., mi madre las deshacía y... vuelta a empezar.